➡ UN GOL IN EXTREMIS DE MAIKEL MESA HACE JUSTICIA EN LA ROMAREDA

El Nàstic se queda ‘a punto’ (1-1)

Buen partido del Nàstic en tierras aragonesas. El equipo dirigido por Rodri, a pesar de jugar toda la segunda parte en superioridad numérica por la expulsión de Borja Iglesias, mereció más que el empate, cosechado en las postrimerías gracias a un cabezazo de Maikel Mesa. La segunda mitad fue un monólogo grana y el Real Zaragoza, un convidado de piedra que de la mano de su portero, Cristian Álvarez, logró rescatar un punto que deja a ambos con cinco en la tabla.

Rodri presentó solamente una única cara nueva respecto al encuentro contra el Albacete. Y para sorpresa de todos, no fue la de Suzuki. El eje de la zaga del Nàstic la volvió a formar la dupla formada por Carlos Blanco y Xavi Molina, mientras que la novedad en el once fue la inclusión en la banda izquierda de Abraham Minero. El exzaragocista jugó por delante de Javi Jiménez en un doble lateral que cuajo un gran trabajo y consiguió minimizar el peligro que por esa banda podían causar Benito y Toquero. Omar Perdomo fue el gran sacrificado, aunque saldría al campo en la segunda parte.

Abraham, única novedad en el once de Rodri

El Nàstic comenzó atrevido y nada más comenzar Abraham provocó una falta que Juan Delgado se encargó de ejecutar para que detuviera Cristian. El portero argentino se convirtió en el mejor de los blanquillos, sobre todo en un segundo acto en el que el asedio por parte tarraconense fue total. Maikel Mesa, otro de los jugadores que más veces probó suerte, lo intentó ya a los cuatro minutos, pero su disparo se marchó desviado. El Nàstic trataba de salir con el balón jugado desde atrás, mientras que el Zaragoza tampoco estaba por la labor de ceder la posesión a su rival.

En el minuto 19 se le pusieron las cosas de cara a los de Natxo González que, recordemos, todavía no saben lo que es ganar en competición doméstica en La Romareda. Fue tras un córner botado por Buff que Toquero, libre de marca y con el balón prácticamente a media altura, remata de cabeza para hacer inútil la estirada de Dimitrievski. El gol local no modificó el guión con el que el Nàstic había saltado al terreno de juego y así, siguió inquietando la portería contraria una y otra vez, controlando el balón y pisando área con asiduidad. Además, la presión alta que ejercían sobre el cuadro maño obligaba a los de Natxo a retrasar hacia Cristian, al que no le quedaba más remedio que golpear en largo, siendo el ese momento el que el Nàstic aprovechaba para recuperar el balón.

El dominio era grana, pero las jugadas ofensivas no se traducían en goles. Tejera se inventó un magnífico pase a Juan Delgado, que tras un gran control orientado con el pecho, mandó con un derechazo el balón al limbo. En el minuto 33 un centro desde la banda izquierda lo remató con la testa Manu Barreiro, que hizo lucir a Cristian. Dos minutos después comenzaría el disgusto generalizado del feudo maño con el colegiado, que encendió los ánimos locales al no mostrar una cartulina amarilla a Maikel Mesa por una entrada a Febas y sí hacerlo acto seguido al joven centrocampista catalán por quejarse de esa misma acción.

El gol de Toquero no rompió el guión grana

El ‘14’ blanquillo fue, junto a Buff y Papu en el segundo tiempo, de lo mejor quitando a Cristian. A sus 21 años, demostró un magnífico trato al balón y una desfachatez impropia. En el 42’ protagonizó una estupenda jugada personal en la que se marchó primero de Gaztañaga y después de Blanco antes de que Dimitrievski detuviera su disparo. Junto con el tanto, la mejor ocasión del Zaragoza en todo el primer tiempo. Antes del descanso hubo tiempo de ver una buena jugada de Abraham y Javi Jiménez por la izquierda, la réplica en forma de disparo alejado de Buff, la lesión del exgrana Alberto Benito que obligó a mover el banquillo a Natxo y la jugada que terminaría de hacer arder la grada local.

Fue en el córner provocado por el disparo de Buff y que desvió Xavi Molina en el que Dimitrievski, tocado ligeramente por Borja Iglesias, cayó al piso antes de la ejecución del mismo y el árbitro, Figueroa Vázquez, no dudó en mostrar la segunda amarilla al espigado delantero del Zaragoza, que ya había visto la primera, también absurda, en el minuto 32 y tras una falta a Abraham. Los de casa se quedaban con uno menos con toda la segunda parte por delante y los gritos de “fuera, fuera” dirigidos al trencilla hicieron retumbar La Romareda al descanso.

Con un jugador más sobre el rectángulo de juego y con las buenas sensaciones que había dejado tanto antes como después del gol de Toquero, al Nàstic no le quedaba otra que salir tras el descanso a por la victoria. Sin embargo, se encontró con un rival encerrado atrás, replegado constantemente y que obligaba al cuadro tarraconense a abrir las bandas, tirar centros al área y esperar que uno de los remates o segundas jugadas terminara entre los tres palos.

Monólogo grana en la segunda mitad

Nada más comenzar el segundo capítulo, dos llegadas al área en menos de un minuto, con disparo de Tejera incluido. Kakabadze no se cansó en todo el partido de servir balones al área, de tratar de superar a su par y, en definitiva, de buscar el desequilibrio con sus jugadas por la banda derecha. En el 48’, un milimétrico centro del lateral georgiano lo remató de manera acrobática Manu Barreiro en el que podría haber sido, fácilmente, el 1-1. Sin embargo, Cristian lo evitó con una parada escandalosa. Otro que no se cansó en ningún momento fue Javi Jiménez, corredor de fondo en la izquierda y que junto a Abraham trató que alguno de los balones colgados a la olla terminara en buen puerto.

El Zaragoza apenas disfrutaba del balón y, en consecuencia, de ocasiones. Fue sometido en todo momento por un Nàstic al que no le pudo la ansiedad y el nerviosismo de ver pasar los minutos, jugar en superioridad e ir perdiendo en el marcador. Rodri dio entrada a Uche por Delgado a la hora de juego y segundos después el portero local veía amarilla por perder tiempo. Entretanto, Kakabadze y Javi Jiménez seguían colgando balones, como uno que remató mal Barreiro. Y Tejera, que desde lejos también se animaba con un disparo.

La expulsión de Borja permitió al Nàstic crear mucho peligro

Los de Natxo González, con claros síntomas de cansancio por el esfuerzo, hicieron un doble cambio, entrando al verde Guti y Papu. Antes de la entrada de Omar Perdomo por Carlos Blanco, Manu Barreiro pudo igualar la contienda tras una jugada en la que Kakabadze no acertó a chutar tras un buen recorte, pero su intento se volvió a topar con Cristian. La inclusión de Perdomo por Blanco hizo que Gaztañaga pasara a ocupar el eje central si así lo requería la situación, mientras que Rodri buscaba más gol con el canario sobre el tapete verde.

En el 73’ fue precisamente el único hombre de refresco en entrar quien la tuvo. Esta vez tras un gran centro rasito desde la izquierda de Abraham que Perdomo conectó y que hizo lucir una vez más a Cristian. Minero fue sustituido segundos después por Juan Muñiz, cuya entrada terminaría siendo clave en la jugada del tanto grana. Con toda la carne en el asador, todas las cartas sobre la mesa y toda la leña en el fuego, el Nàstic siguió en sus trece ante un adversario que con Papu de protagonista, pudo sentenciar el choque en el 83’. Papunashvili, como así se llama el compañero de Kakabadze en la selección de Georgia, pudo completar su semana fantástica (tras su golazo al Lugo en Copa) si tras marcharse con una gran finta de Gaztañaga, hubiese acertado a superar a Dimitrievski.

El gol de Mesa en el 87′ hizo justicia en el marcador

No lo hizo en la más clara del Zaragoza en el segundo tiempo y sí lo consiguió, a base de picar piedra durante todo el envite, el equipo de Rodri. Minuto 87. Xavi Molina cuelga un balón al área que toca Maikel Mesa de cabeza para Javi Jiménez. La Romareda reclama fuera de juego del lateral. Éste la cede hacia atrás a Juan Muñoz, que vuelve a centrar y esta vez es Omar Perdomo quien cabecea, con tan mala fortuna, al larguero. Sin embargo, en el rebote es de nuevo Maikel Mesa quien, con un gran testarazo, logra derrocar el muro que, ladrillo a ladrillo, había construido el cuadro aragonés.

Un tanto que hacía justicia tras lo vivido durante todo el encuentro. Un Nàstic que dominó prácticamente de principio a fin y que siempre creyó en la igualada. Al que esta vez no le temblaron las piernas y que, a pesar de jugar con uno más toda la segunda mitad y ‘sólo’ conseguir empatar, dejó unas magníficas sensaciones. Se quedó a punto de la victoria, pero el punto sólo puede considerarse bueno.

ZARAGOZA 1-1 NÀSTIC | FICHA TÉCNICA

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito (Delmás, 45’), Verdasca, Mikel González, Ángel, Zapater, Eguaras, Toquero (Papunashvili, 64’), Buff, Febas (Guti, 64’) y Borja Iglesias.

Nàstic: Dimitrievski; Kakabadze, Xavi Molina, Blanco (Omar, 67’), Javi Jiménez, Gaztañaga, Tejera, Maikel Mesa, Delgado (Uche, 58’), Abraham (Juan Muñiz, 74’) y Manu Barreiro.

Goles: 1-0 (18’) Toquero. 1-1 (86’) Maikel Mesa.

Árbitro: Figueroa Vázquez (Andaluz). Amarillas a los locales Eguaras, Borja Iglesias, Febas, Cristian Álvarez y a su técnico, Natxo González; y a los visitantes Xavi Molina, Abraham, Gaztañaga, Kakabadze, Javi Jiménez y Juan Muñiz. Tarjeta roja a Borja Iglesias (44’) por doble cartulina amarilla.

Estadio: La Romareda, 17.026 espectadores. Jornada 6, Liga 1|2|3.

Otros granas están leyendo...

La Pobla gana al Vilassar al ritmo de Iván Vidal (0-2)

La Pobla de Mafumet suma y sigue y lo hace al ritmo que marca su máximo y único goleador

Seguir leyendo...

Suzuki vuelve a la lista y seguramente al once titular

Sin novedades en la lista de convocados que el Nàstic de Tarragona ha desplazado a Zaragoza. El equipo dormirá

Seguir leyendo...

Rodri: “Tenemos la misma o más obligación de ganar que el Zaragoza”

Con la calma que siempre da haber cosechado un triunfo en el debut, Rodri se sentó en la sala

Seguir leyendo...

Escribir un comentario:

Tu email no será publicado.

Mobile Sliding Menu